ARRANCONES CALLEJEROS: MITOS Y REALIDADES
ARRANCONES CALLEJEROS
MITOS Y REALIDADES

Escuchar sobre arrancones callejeros nos lleva de inmediato a pensar en ilegalidad, peligro, patrullas, excesos y gente mal encarada cruzando apuestas que si no son respetadas, terminan en peleas campales... nada que ver con la realidad, tal como pudimos constatarlo al acudir a uno de los sitios tradicionales para este pseudo deporte extremo. Cobijados por la noche y en un ameno ambiente de camaradería, los tuners (runners) pasan la noche viviendo su nueva cultura





Aproximadamente a las diez de la noche. El sitio es una avenida de seis carriles con "camellón" central, poco transitada y bien iluminada. La "pista" mide efectivamente más de 1/4 de milla, lo que permite correr los aproximadamente 350 metros y después reducir la velocidad de manera segura y holgada. Unos 100 autos estacionados "en batería" (en diagonal) y aproximadamente 30 formados esperando salida, daban al lugar un aspecto muy llamativo.












Ver adolescentes, adultos jóvenes y no tan jóvenes e incluso señoritas, niños y familias completas con hijos y hasta abuelos. Esa es la primera realidad: la comunidad tuning tiene de todo en cuanto a edades y comportamientos y es además un conjunto de personas que comparten un único interés: el performance automovilístico. Mito descartado.

El peligro es otro punto. A esto, Yolio, un amante de la velocidad, nos comenta: "Desde que yo asisto, es decir, hace poco más o menos seis meses, no he visto más que un accidente grave, y de hecho se suscitó por la desinformación que hay al respecto de todo este relajo. Sucede que un primerizo vio una sirena y, olvidándose de la precaución, salió a todo fierro y volcó su auto de manera muy aparatosa. Afortunadamente no hubo lesionados y al final ,resultó que la sirena no era una patrulla, sino una ambulancia que pasó de largo. Si bien es cierto que no hay seguridad como en las pistas, no he visto nunca gente lastimada. Incluso son muy raros los contactos entre los competidores, aunque si llega a haberlos, pero nada que ponga en riesgo su integridad, si acaso su bolsillo por la reparación". Prácticamente no hay peligro. Otro mito que podría ser realidad, esperamos que nunca lo sea.





En cuanto a la ilegalidad hay varios puntos: Primero, si no "quemas llantas" no cometes infracción. Segundo, si no rebasas los límites de velocidad no cometes infracción (ojo: no es lo mismo acelerar muy rápido, que ir a alta velocidad. Al final del recorrido pocos autos llegan a los 120 Km/h e incluso gran parte de ellos no llegan mas que a los 90, ya que un trayecto tan corto no es suficiente para acelerar más), por lo que puedes elegir un "punto de meta" cercano para no sobrepasarlo. Tercero, si no consumes bebidas embriagantes o enervantes, no alteras el orden público y no destruyes ni maltratas las vías públicas, no cometes infracción. Así que es algo muy simple: si no deseas problemas, no des problemas. Otro mito descartado: NO HAY "CORRETIZA" DE PATRULLAS. Al filo de la media noche eran más de 250 autos y cientos de personas (quizá más de mil) ¿La "ley" tiene trailers para detener a mil personas que, incluso en su mayoría, sólo están "mirando"?